Esta tienda utiliza cookies y otras tecnologías para que podamos mejorar su experiencia en nuestros sitios. Para más información, lee nuestra política de cookies

Acepto
¿Tienes dudas?

Semillas de cáñamo: un superalimento único

1. ¿Qué son los superalimentos?

“Superalimento” es simplemente el nombre que se ha dado a aquellos alimentos con un alto valor nutritivo, que contienen elevadas concentraciones de macronutrientes y micronutrientes, imprescindibles para un correcto funcionamiento de nuestro organismo. Una fuente única de ácidos grasos esenciales, fibra, proteínas y minerales.

Semillas de cáñamo peladas

Son alimentos que han formado parte de la dieta de distintas culturas durante siglos, pero que han experimentado una enorme popularidad en años recientes: aceite de oliva virgen extra, la cúrcuma, el ajo, el limón, la zanahoria, el brócoli, la soja, la quinoa, las semillas de cáñamo, de lino, de chía… entre muchos otros. Cabe saber que no existen unos criterios científicos rigurosos ni un consenso entre nutricionistas, sobre qué alimentos pueden ser considerados “superalimentos”. 

Son alimentos que han formado parte de la dieta de distintas culturas durante siglos, pero que han experimentado una enorme popularidad en años recientesaceite de oliva virgen extra, la cúrcuma, el ajo, el limón, la zanahoria, el brócoli, la soja, la quinoa, las semillas de cáñamo, de lino, de chía… entre muchos otros. 

Muchos de estos superalimentos proceden de países de América, Asia y África (como, por ejemplo, la quinoa, la chía, la moringa, las bayas de goji o la maca), por lo que, al no ser productos de proximidad, su consumo en Europa no es sostenible para las sociedades humanas ni para el resto del planeta. Las semillas de cáñamo, en cambio, son un cultivo tradicional y muy común en Europa, y el superalimento más completo que podemos encontrar. Esta planta ha sido un cultivo tradicional y muy extendido en nuestro país, y otras partes del viejo continente, hasta que la Convención Única de Estupefacientes de 1961 lo prohibiera.

2. La semillas de cáñamo como superalimento

Las semillas de cáñamo las produce el llamado “cáñamo” o “cáñamo industrial”, una variedad de la especie Cannabis sativa que contiene THC en cantidades mínimas (<0.3 %) y, en consecuencia, no genera efectos psicoactivos. Se conoce que, ya en la China antigua, se usaban las semillas de cáñamo, así como el aceite extraído de ellas, para usos medicinales.

Cultivo de cáñamo

Este superalimento destaca por su alto contenido en fibra, ácidos grasos insaturados (omega 3, omega 6 y omega 9), proteínas completas, enzimas, vitaminas A, C, E, y minerales (principalmente calcio, potasio, magnesio y hierro). Contienen ácidos grasos insaturados omega 3 (ácido linoleico) y omega 6 (ácido alfa-linoleico) en la proporción ideal (2,5:1). Una proporción menor de 2:1 o mayor de 3:1 podría derivar en problemas de salud como enfermedades cardiovasculares, autoinmunes o cáncer. Además, las semillas de cáñamo suponen un aporte de azúcares, almidones y grasas saturadas extremadamente bajo; sustancias cuya acumulación en el organismo puede derivar en condiciones cardiovasculares.

Las semillas de cáñamo son uno de los pocos alimentos que contiene los 9 aminoácidos esenciales, en las proporciones adecuadas, para que el cuerpo pueda sintetizar proteínas completas. Dentro de la lista de 20 aminoácidos esenciales, estos 9 (la histidina, la isoleucina, la leucina, la lisina, la metionina, la fenilalanina, la treonina, el triptófano y la valina) son los únicos que nuestro organismo no puede producir por sí mismo, por lo que es necesario obtenerlos de fuentes externas. 

Las semillas de cáñamo son uno de los pocos alimentos que contiene los 9 aminoácidos esenciales, en las proporciones adecuadas, para que el cuerpo pueda sintetizar proteínas completas. Dentro de la lista de 20 aminoácidos esenciales, estos 9 (la histidina, la isoleucina, la leucina, la lisina, la metionina, la fenilalanina, la treonina, el triptófano y la valina) son los únicos que nuestro organismo no puede producir por sí mismo, por lo que es necesario obtenerlos de fuentes externas. 

A diferencia de otros alimentos, que son importantes fuentes de proteínas, como la soja, la carne o los huevos, las semillas de cáñamo no contienen inhibidores de tripsina. La tripsina es una enzima encargada de la descomposición de proteínas en el intestino delgado, facilitando al cuerpo su absorción. Los inhibidores de tripsina obstaculizan el funcionamiento de estas enzimas, con lo cual a nuestro cuerpo le cuesta más absorber las proteínas que ingerimos. De este modo, las proteínas que encontramos en las semillas de cáñamo son mejor asimiladas por el cuerpo, que las proteínas de la carne, los lácteos, los huevos, la soja o cualquier otra fuente proteica.

 De este modo, las proteínas que encontramos en las semillas de cáñamo son mejor asimiladas por el cuerpo, que las proteínas de la carne, los lácteos, los huevos, la soja o cualquier otra fuente proteica.

Sustituir las semillas de cáñamo por la carne, como fuente de proteínas, también es un acto de respeto para con el medio ambiente. El cultivo de cáñamo no requiere de pesticidas ni aditivos como otros cultivos, ya que es una planta súper agradecida y muy resiliente, que crecerá próspera con tan solo sol y agua. Además, limpia los suelos de metales pesados y químicos, los enriquece y los fertiliza para futuros cultivos.

3. Beneficios de las semillas de cáñamo 

  1. Su alto contenido en fibra, favorece la digestión, ayuda a combatir trastornos intestinales y a mantener el nivel de azúcares en sangre.
  2. Contienen probióticos, bacterias beneficiosas que contribuyen al equilibrio de la flora intestinal y fortalecen el sistema inmunológico.
  3. Las vitaminas A, C y E son potentes antioxidantes: previenen la oxidación de las células y su envejecimiento, y protegen al organismo frente a problemas cardiovasculares y enfermedades cancerígenas.
  4. La excelente proporción de ácido linoleico (omega 3) y ácido alfa-linoleico (omega 6), que encontramos en las semillas de cáñamo (2,5:1), ayuda a reducir el colesterol y los triglicéridos. Esto sirve de prevención contra enfermedades cardiovasculares y la proliferación de células cancerígenas.
  5. Su elevado contenido en ácidos grasos insaturados brinda también importantes efectos antiinflamatorios, los cuales protegen el cerebro, y son ideales para la recuperación de los músculos tras una sesión de ejercicio intenso.

4. Cómo consumir las semillas de cáñamo

Las semillas de cáñamo son una fuente de proteínas completas única, sin gluten y de origen vegetal, aptas para celíacos, dietas veganas, vegetarianas, macrobióticas, crudiveganas y paleolíticas. Su sabor es bastante neutro, parecido al de las pipas de girasol, así que podemos añadirlas a cualquier plato casi sin alterar su sabor: estofados, salsas, ensaladas, purés, sopas... batidos, cereales, smoothies, yogures. ¡Incluso podemos utilizarlas para elaborar rica pastelería y panadería

La manera más sana de consumirlas es en crudo, ya que el calor podría dañar los aceites esenciales que las semillas atesoran. Si las añadimos a platos calientes, recomendamos hacerlo justo en el momento de emplatar. Las semillas de cáñamo aportan al cuerpo energía de absorción lenta, por lo que son una excelente incorporación a las dietas deportivas.

La manera más sana de consumirlas es en crudo, ya que el calor podría dañar los aceites esenciales que las semillas atesoran. Si las añadimos a platos calientes, recomendamos hacerlo justo en el momento de emplatar. Las semillas de cáñamo aportan al cuerpo energía de absorción lenta, por lo que son una excelente incorporación a las dietas deportivas.

Podemos encontrar las semillas de cáñamo con cáscara, que son un poco más incómodas de masticar; si bien contienen más fibra y nutrientes que las semillas peladas. Una excelente y deliciosa forma de consumirlas es tostadas en la sartén, a fuego medio, durante dos o tres minutos y removiendo con frecuencia. Obtendremos un sabroso y saludable snack de semillas de cáñamo crujientes, al puro estilo de las palomitas de maíz.

Semillas de cáñamo con cáscara

Las semillas de cáñamo deben conservarse en un lugar fresco y alejado de la luz del sol, que podría causar la oxidación de sus aceites esenciales. Una vez abierto el envoltorio, lo más recomendable es conservarlas en el frigorífico, donde podremos almacenarlas por un período de hasta un año, sin perder sus propiedades. Hoy en día, podemos adquirir semillas de cáñamo con o sin cáscara, en forma de harina, aceite o proteínas en polvo. En Sativa World te ofrecemos las siguientes opciones para que elijas la que te apetezca:

  • Almamaría: harina elaborada a partir del prensado mecánico en frío de semillas de Cannabis sativa, 100% orgánicas, procedentes de cultivos libres de fertilizantes y aditivos.
  • Easy Power: semillas de cáñamo peladas, procedentes del cultivo orgánico, seleccionadas a mano y limpiadas con agua natural.
  • Easy Power Plus: complemento proteico en polvo a base de semillas de cáñamo, procedentes de cultivo orgánico. 
  • Easy Mouse: crema de semillas de cáñamo y avellanas de origen italiano. Todos los ingredientes proceden del cultivo orgánico, sin químicos ni fertilizantes.
De izquierda a derecha: Almamaría, Easy Power, Easy Power Plus, Easy Mousse

Tres deliciosas recetas con semillas de cáñamo 

Para finalizar, os dejamos los enlaces a tres recetas exquisitas para elaborar con tus semillas de cáñamo. ¡Que aproveche!

¡Esperamos que te haya gustado este artículo! (Si es así, comparte en tus redes ;) ¿Tienes algo más que añadir acerca de las semillas de cáñamo? ¿Quieres compartir tu propia receta original con semillas de cáñamo? ¡Déjanos un comentario aquí a bajo, nos encanta saber vuestras experiencias y opiniones!

¡Gracias y hasta la próxima!

Publicaciones Relacionadas: