Esta tienda utiliza cookies y otras tecnologías para que podamos mejorar su experiencia en nuestros sitios. Para más información, lee nuestra política de cookies

Acepto

Extracciones de cannabis

  Hachís, BHO, Budder, Rosin, Ice-o-lator, Fresh Frozen, Dry Sift, Charas, Jelly Hash. Estas palabrejas que antes podían sonarnos a superhéroes de Marvel, cada vez son más familiares en los círculos cannábicos de todo el globo. En las últimas tres décadas, ha habido un cambio de paradigma político con respecto al cannabis, tanto a nivel internacional como nacional en ciertos países, junto con una creciente normalización y aceptación de su uso por parte de la opinión pública. Todo ello gracias al trabajo sin descanso de activistas de todo el mundo durante décadas. A raíz de esto ha tenido lugar una sofisticación y profesionalización de la escena a escala mundial y, en consecuencia, nuevas y mejoradas técnicas de consumo y tratamiento del cannabis han hecho su aparición con un éxito aclaparador. Este es el caso de las extracciones de cannabis, que han conquistado los paladares más exigentes y llegan pisando fuerte con vistas a mantener su creciente popularidad durante mucho tiempo. Pero ¿Qué sabemos de las extracciones de marihuana? ¿Por qué consumir extracciones en lugar de la planta en su forma original? ¿Qué tipos hay y en qué se diferencian? ¿Cuáles son las técnicas de elaboración de cada una? En este artículo respondemos a todas estas cuestiones que sabemos que hace tiempo rondan por tu volada cabeza. ¡Vamos allá!

Tipos de extracciones 

Las extracciones de cannabis son sustancias psicotrópicas derivadas de esta maravillosa planta, que se obtienen mediante un proceso de elaboración cuyo objetivo es concentrar los cannabinoides – principios activos de esta planta – y desechar la materia vegetal, la cual no genera ningún efecto en nuestro organismo. De este modo, se consigue concentrar y aumentar la potencia, así como el sabor y el aroma de las flores que hemos utilizado. 


Las extracciones de marihuana se clasifican según dos variables: el método de elaboración y el solvente usado para el proceso de extracción. En cuanto al método, las extracciones se clasifican en mecánicas o químicas. Con respecto al solvente, tenemos las extracciones con o sin solvente; y dentro de estas últimas distintos tipos de solventes, principalmente hidrocarburos como son el butano, el etanol o el propano.

Tricomas: glándulas de resina de la planta Cannabis Sativa

Extracciones mecánicas en seco: Hachís, Rosin, Dry Sift, Charas.


Tal y como su nombre indica, las extracciones mecánicas son aquellas cuyo método de elaboración se basa en procesos físicos, sin necesidad de utilizar solventes. La ausencia de productos químicos – a diferencia de las extracciones con solvente - hace que el proceso de elaboración sea totalmente seguro, y también previene la presencia de residuos químicos no deseados, extremadamente nocivos para el organismo, en el producto final. Dentro de esta categoría, diferenciamos entre extracciones en seco y extracciones con hielo.

La ausencia de productos químicos – a diferencia de las extracciones con solvente - hace que el proceso de elaboración sea totalmente seguro, y también previene la presencia de residuos químicos no deseados, extremadamente nocivos para el organismo, en el producto final.


 Hasta el momento, la más conocida y consumida de las extracciones mecánicas en seco es el hachís de toda la vida. Aquél procedente de Marruecos, Líbano, Pakistán o Afganistán principalmente. La forma tradicional de elaborar hachís en estos países es golpeando la marihuana con un palo encima de un tamiz. Este funciona como un filtro: permitiendo únicamente el paso de las glándulas de resina – tricomas – separándolas de la materia vegetal. Este hachís – llamado también “hachís comercial” – es muy habitual que esté adulterado con sustancias tan diversas como son goma arábiga, betún, resina de pino, cera de abeja, entre otras, para aumentar su volumen y darle un aspecto más apetecible. El más puro y apreciado de este tipo de extracción es el polen rubio, muy fresco y aromático. Por otro lado, este tipo de extracciones suelen tener un bajo porcentaje de THC: de 6% a 17%. En occidente, en los años ‘90 una hippy amante del hachís de raíces inglesas llamada Mila Jensen, tuvo la genial idea de crear una máquina que llevase a cabo este proceso, liberando así a las personas de realizar esta ardua tarea. Llegó entonces el Pollinator – cuyo nombre proviene de la palabra “polen” - en referencia al polen rubio - una máquina eléctrica parecida a una lavadora de camping en cuyo tambor se introducen una serie de mallas de distintos micrajes para filtrar las glándulas de resina que quedarán depositadas al fondo de la caja. Se introducen los restos de hojas (que contienen tricomas) en el tambor y se acciona el motor. Podemos poner las hojas en el congelador durante un par de horas para facilitar la separación de la resina de la materia vegetal. Cuando el tambor gira - gracias al motor que lleva incorporado - hace que los tricomas se desprendan y atraviesen las mallas dejando atrás la materia vegetal. Una vez que el tambor deja de dar vueltas, se sacan las mallas y se recoge el polvo de resina que ha quedado depositado en el fondo. ¡Ya tenemos nuestro delicioso hachís casero, hecho por nosotros mismos y sin adulterantes! En la actualidad, otras empresas se han sumado y han lanzado al mercado sus propios diseños de pollinator, de precios más asequibles y muy cercanos en calidad: las Pollinators Phoenix cuentan con una malla de 150 micras y capacidades de hasta 400 gramos dependiendo del modelo; la Pollinator Top Zeef, tamaño XL y muy silenciosa, es ideal para espacios cerrados; y para quienes prefieren trabajar a menor escala, la Polenet es una pollinator de bolsillo a un precio muy asequible: un pequeño tubo con una malla metálica de 130 micras que permite separar el polen de las flores de manera rápida, sencilla y manual.

Pollinator

Pollinator Phoenix

Pollinator Top Zeef

Ripper Kush & Grapegum Hash de Ripper Seeds

 Polenet 125mm

Rosin

El Rosin o Rosin Hash, muy popular en la actualidad, es otra extracción de cannabis que entraría en la categoría de extracciones mecánicas en seco. Un proceso de elaboración sin riesgos, sencillo, rápido y económico, son las grandes ventajas que presentan este tipo de extracciones que, a la contra, poseen un rendimiento mucho menor que otras técnicas tales como el BHO. Una plancha de pelo y papel de horno es todo lo que necesitarás para elaborar Rosin: envuelve el cogollo seco en el papel de horno, prénsalo con la plancha de pelo bien caliente, ¡y listo! En unos minutos tendrás a tu disposición una extracción de cannabis exquisita hecha por ti, para ser consumida al momento sin necesidad de purgar ni peligro de saltar por los aires. Al igual que con el hachís en seco, la sofisticación, profesionalización y expansión de la escena han traído consigo prensas especialmente diseñadas para este fin. Por ejemplo, la prensa Rosin H230B: muy sencilla de utilizar; o la Rosin HP230C, más sofisticada, para uso profesional y con la temperatura y la presión ajustables.

Un proceso de elaboración sin riesgos, sencillo, rápido y económico, son las grandes ventajas que presentan este tipo de extracciones que, a la contra, poseen un rendimiento mucho menor que otras técnicas tales como el BHO.

Rosin

Prensa Rosin H230B

Charas

El Charas también forma parte de esta categoría y es muy apreciado por sus deliciosos aroma y sabor, gracias a un porcentaje mayor de terpenos. Es tradicional de Nepal o India – siendo muy valorado el Malana Creamprocedente de Malana - y probablemente es el método más antiguo que existe para extraer los tricomas de la planta de cannabis. La técnica consiste en frotar las plantas frescas entre las palmas de las manos de manera que la resina se vaya acumulando en estas y, a continuación, juntarla y trabajarla de distintas maneras para obtener el producto final.

Charas original de Tosh Valley
Locales haciendo charas en el pueblo de Tosh, valle de Parvati, estado de Himachal Pradesh, India.

Dry Sift

El Dry Sift, por su parte, es un hachís cribado en seco – al igual que el hachís procedente de Marruecos, Líbano y Asia Central – pero de una calidad muy superior mediante la aplicación de un proceso de recribado y electricidad estática. El resultado es un fino polvo dorado con un 99% de glándulas de resina y un perfil de terpenos intacto por lo que se conserva perfectamente el sabor y el aroma de las flores. El gran inconveniente de esta extracción es un rendimiento extremadamente bajo con respecto a la materia vegetal utilizada. Este se puede aumentar con el uso de máquinas de extracción en seco tales como el ya mencionado Pollinator.



Extracciones con hielo: Ice-o-lator y Fresh Frozen



Dentro de esta categoría entrarían el famoso Ice-o-lator, tal y como su nombre indica (ice = hielo, en inglés), y el Fresh Frozen. La elaboración es idéntica a la del hachís pero se mezcla la marihuana con hielo y agua – o agua a muy baja temperatura – con el objetivo de congelar la planta en seco. Se puede utilizar una lavadora especial para elaborar Hachís o también materiales caseros como un cubo y un set de mallas de distinto micraje, o bolsas para hacer Hachís. Las bolsas Bubblebag, disponibles en distintas capacidades, están especialmente diseñadas para este fin, aportando sencillez y comodidad al proceso; son súper resistentes y están disponibles en distintas capacidadessegún los litros de agua empleados. El Fresh Frozen se obtiene con el mismo método idéntico pero con el cannabis sin secar, por eso el nombre de Fresh Frozen, que traducido al español sonaría algo así como “fresco y congelado”

Marihuana mezclada con agua y hielo dentro
de una bolsa Bubblebag para la elaboración de ice-o-lator

Bolsa Bubblebag


Extracciones químicas: BHO, Budder, Jelly Hash 



Las extracciones químicas son aquellas que necesitan un solvente para su elaboración. La función del mismo es disolver las glándulas de resina separándolas de la materia vegetal. Seguidamente, se purga la extracción de solvente obteniendo así un producto final con la máxima pureza posible, sin tóxicos que puedan dañar nuestra salud. Estas técnicas ofrecen un mayor rendimiento de extracción final con respecto a la materia vegetal utilizada. Además, son mucho más potentes que las extracciones mecánicas, con niveles de THC que superan el 60% de concentración. Con los conocimientos, las técnicas y solventes necesarios, los procesos de extracción químicos brindan la posibilidad de aislar o dar protagonismo a ciertos cannabinoides (como el CBD). A la luz de estas ventajas ¿Por qué se siguen elaborando extracciones mediante procesos mecánicos? En primer lugar, debido al riesgo de incendio que conllevan las técnicas de extracción químicas por el uso de solventes inflamables en muchos casos. En segundo lugar, si no se realiza bien el purgado último, existe un riesgo muy elevado de que el producto final esté contaminado con residuos químicos altamente nocivos para nuestro organismo derivados del solvente. Por otro lado, los materiales necesarios para estos procesos no son tan fáciles de conseguir como en el caso de las técnicas mecánicas, y llaman mucho más la atención de vecinos indiscretos. 



BHO

La más conocida de este tipo de extracciones es el BHO (Butane Hash Oil). Tal y como revela su nombre, el solvente utilizado para elaborar BHO es el gas butano. El uso de este gas altamente inflamable aporta un elevado grado de peligrosidad a este proceso, ya que una pequeña chispa o llama, incluso la electricidad estática que genera el frotamiento de ciertos tejidos, podrían provocar una tragedia (no son pocas las noticias de explosiones e incendios de esta índole que han tenido lugar hasta el momento). Por esto último, no se debe nunca fumar mientras se está fabricando BHO ni tampoco usar fogones de gas, sino fogones eléctricos, vitrocerámica o cocinas por inducción. Por otro lado, un buen purgado final con un horno o bomba de vacío evitará la presencia de residuos químicos. Recientemente, han salido al mercado artículos como el Gasolinator, que simplifican el proceso poniéndolo al alcance de amateurs y aficionados que quieran empezar a colocarse con su propio BHO. Su funcionamiento es simple: con ayuda de un flujo de gas descendente se desprenden los tricomas del resto de compuestos de la planta, en forma de aceite. Seguidamente, este pasa a través de la malla, que lo filtra e impide que penetren sustancias vegetales. Una vez obtenido el BHO, evaporamos el gas calentándolo al baño maría y… ¡Chas! ¡Ya tenemos nuestro BHO de creación propia, listo para ser consumido y procurarnos un buen viaje!

El uso de este gas altamente inflamable aporta un elevado grado de peligrosidad a este proceso, ya que una pequeña chispa o llama, incluso la electricidad estática que genera el frotamiento de ciertos tejidos, podrían provocar una tragedia (no son pocas las noticias de explosiones e incendios de esta índole que han tenido lugar hasta el momento).

BHO

Existen distintos tipos de BHO, dependiendo de la variedad de cannabis utilizada, la técnica de elaboración o la textura del producto final: Shatter, Sugar, Crumble, Wax, Cookie, Moonrock son algunos de ellos. El Budder, es un tipo de BHO que se consigue emulsionando y sobre purgando el BHO. Esto hace que cambie su aspecto, resultando en una sustancia parecida a la cera y con textura a mantequilla. El butano no es el único solvente válido para extraer y concentrar los cannabinoides de la planta de cannabis, otras sustancias menos dañinas como el etanol o el propano sirven al mismo propósito, aunque el proceso de elaboración se vuelve más complejo.

Moonrock

Shatter


Por último encontraríamos el Jelly Hash, una mezcla de hachís en seco con una pequeño porcentaje de BHO, que aporta potencia, untuosidad y maleabilidad a la extracción, conservando los terpenos de la planta y, por lo tanto, su sabor y su aroma.

Extractores de alta calidad

Recientemente, han salido al mercado extractores de alta calidad diseñados especialmente para la planta de cannabis tales como la línea de extractores de Mr. Hide Seeds. Los extractores de resina Mr. Hide Seeds están disponibles en distintas modalidades: semi cerrados, semicerrados con cámara y de circuito cerrado. Todos y cada uno de ellos son de fácil manejo, ligeros y robustos a su vez, y están fabricados 100% en acero inoxidable. Disponibles en distintas capacidades, cuentan con 2 llaves de seguridad para la entrada y salida del gas, además de patas desmontables que aportan estabilidad a la columna y facilitan su transporte. 

Extractores de resina semicerrados

Extractores semicerrados con chamber

Extractor de resina cerrado de Mr. Hide Seeds

¡Ahora ya puedes presumir de ser un entendido o entendida en la materia de las extracciones de cannabis! Es más, posees todos los conocimientos necesarios para elaborar tus propias extracciones en casa, de manera segura y con un producto final de alta calidad. ¡Sumérgete en el fascinante mundo de las resinas de marihuana! ¡Atrévete a volar envuelto en una capa de puros y brillantes tricomas!

¡Bon voyage!

Publicaciones Relacionadas: