Acepto Esta tienda utiliza cookies y otras tecnologías para que podamos mejorar su experiencia en nuestros sitios.

Colores y pigmentos de la marihuana

Cuando cultivamos nuestras plantas de cannabis un valor destacable es la pigmentación de la planta. Aunque en la mayoría de los casos las plantas de marihuana son de color verde, podemos encontrar variedades de color azul, morado e incluso rosas, naranjas o negras. Esta variedad cromática define la personalidad de la planta y es muy valorada tanto por los cultivadores, como por los consumidores.

¿Cómo conseguir plantas con pigmentos?

El color de las plantas de marihuana puede variar debido a factores genéticos, a las condiciones de cultivo, al aporte de nutrientes o a las condiciones climáticas. Podemos, por ejemplo, encontrar variedades como las Blue o las Purple, cuyas tonalidades azules y violáceas son debidas a causas genéticas, pero que son activadas por unas condiciones ambientales específicas, como el frío o las pocas horas de luz. Existen otras variedades, como las White, cuyo nombre hace referencia a la gran cantidad de tricomas en sus cogollos, o las Orange y las Red, que deben su nombre a la gran cantidad de pistilos anaranjados/rojizos que cubren sus flores. Este es el caso de la Red Diesel, de Barney´s Farm. También existen variedades con tonalidades rosadas en sus cálices y pistilos, como la Pure Kush, de Green House o la Pink Plant, de Eva Seeds.

Red Diesel, de Barney´s Farm

Pure Kush, de Green House 

Pink Plant, de Eva Seeds

Red Diesel, de Barney´s Farm, es un cruce entre la NYC Diesel y la Califonia Orange Bud. Es una planta mediana y muy resistente. Desarrolla hermosos pistilos de color rojo brillante y cogollos repletos de resina.

Pure Kush, de Green House es una variedad Kush pura con tonalidades de colores rosados de sus cálices y pistilos. Es una gran productora y tiene un 19% de THC. Pink Plant, de Eva Seeds, es una planta de rápido crecimiento. Muy resistente a climas fríos y húmedos. Sus largos y compactos cogollos se tiñen de tonos púrpuras con pistilos rosados y aroma a fruta fresca.

¿Qué compuestos causan la pigmentación de las plantas?

La coloración de las plantas está causada por los pigmentos. El pigmento principal es el la Clorofila, que es la responsable del característico color verde de las plantas. Este pigmento permite a las plantas utilizar la energía solar para convertir el agua y el dióxido de carbono (CO2) en glucosa y oxígeno. Las clorofilas absorben la franja de los colores azules (400-500 nm) y rojos (600-700 nm), reflejando la parte media del espectro, de color verde (500-600 nm). Otro tipo de pigmentos son los Crotenoides, que causan los colores rojos, naranjas y amarillos. Estos pigmentos están siempre presentes, pero suelen aparecer cuando la clorofila se degrada en otoño. Por último, encontramos los Flavonoides, que son los responsables de la pigmentación de las flores. Protegen a las plantas de los rayos ultravioleta, actuando también como atrayentes de polinizadores y repelentes de insectos dañinos. Un tipo específico de flavonoides son la Antocianinas, responsables de gamas de colores que van del anaranjado al rojo, al azul y al púrpura.

¿Cómo afecta el método de cultivo al color de las flores?

Estos pigmentos los podemos encontrar en diferentes plantas de cannabis. En algunas variedades hay un cierto predominio debido a su genotipo (fondo genético). Variedades Purple, como la Sweet Deep Grapefruit, de Dinafem, Black Cream Auto, de Sweet Seeds o la Acid Dough, de Ripper Seeds (todas con tonalidades moradas), tienden a producir más antocianina, aunque esto no significa que estas variedades den siempre flores u hojas de color púrpura, ya que influyen también condiciones como a la disminución del periodo de luz solar (fotoperíodo) o el frío. Estos cambios están ligados a procesos naturales que tienen que ver con el inicio de la estación fría, que es cuando la planta alcanza su madurez y florece. Cuando la temperatura comienza a rondar los 10º y los días se hacen más cortos las platas de cannabis, en su estado natural, detienen la producción de clorofila para localizar más energías en el crecimiento y pigmentación de las flores. Esto hace que aparezcan pigmentos secundarios, como las antocianinas (colores azules y púrpuras) o los carotenoides (colores rojos y anaranjados).

Sweet Deep Grapefruit, de Dinafem

Black Cream Auto, de Sweet Seeds

Acid Dough, de Ripper Seeds

Sweet Deep Grapefruit, pertenece al banco holandés Dinafem. Es una variedad de sabor afrutado que puede puede teñirse con tonos rojizos y morados si se expone a bajas temperaturas durante la noche.

Black Cream Auto, de Sweet Seeds, es una variedad Indica, descendiente de un cruce entre una Cream Caramel y una exótica cepa autofloreciente de flores moradas. Su sabor es dulce y afrutado.

Acid Dough, de Ripper Seeds, produce de forma rápida y masiva gran cantidad de flores que puede adquirir tonos violetas si es expuesta al frío. Su sabor es dulce y ácido, parecido a un caramelo de piña.

La pigmentación también puede verse influida por el pH y los niveles de nutrientes: un pH ácido favorecerá los tonos rojos, un pH neutro los violetas y un pH básico los azules. Una reducción del aporte de fósforo puede hacer que aparezcan colores rojizos y un exceso de nitrógeno provoca un oscurecimiento de las hojas, con tallos y ramas que se vuelven moradas. Este tipo de cambios los podemos provocar, pero debemos tener cuidado porque también nos indican desajustes en los niveles de pH y nutrientes.

Publicaciones Relacionadas: